Free Porn

La Selecta sigue su calvario, ya son 23 juegos sin conocer la victoria

Ante una buena cantidad de aficionados, mucho más de lo que se pudo imaginar el más optimista de los salvadoreños, El Salvador recibió esta noche en el estadio Cuscatlán a Puerto Rico, con la urgencia de obtener su primera victoria tras dos años y dos días de haber ganado su último encuentro a Granada. Pero este triunfo no llegó. Se le sigue escondiendo a La Selecta y ya son 23 duelos sin ganar.

(Foto: @LaSelecta_SLV)

De entrada, y aunque la exigencia era la victoria, David Dóniga se mostró bastante reservado al presentar un cuadro bastante defensivo, sin ningún creativo en el medio que pudiera alimentar a los delanteros salvadoreños, lo que provocó que, hasta el minuto 22 del duelo, La Selecta tuviera su primera ocasión clara de gol ante los boricuas, que descansaban su ataque en lo que pudiera hacer su estrella, Jeremy De León, juvenil del Real Madrid, que mostró un par de pinceladas de su calidad como futbolista de elite.

Antes del minuto y medio del primer tiempo, De León sintió lo fuerte y tupido que le iba a llover por parte de la defensa salvadoreña, que le dificultó su andar por el engramillado del coloso de Montserrat. El cuadro visitante, sin quizás proponérselo, hizo que los salvadoreños no pudieran asociarse y llevar peligro a la meta caribeña.

Una pelota que rozó el travesaño y otra que se estrelló en el mismo fueron las ocasiones más claras de El Salvador en un primer tiempo bastante ríspido, de pelotazos y con poco fútbol en ambas selecciones y que, merecidamente, se fueron a los camerinos con la rechifla del respetable que pintó de azul y blanco las graderías del Cuscatlán.

En el segundo tiempo, la tónica no fue muy diferente. A pesar que el técnico ibérico mandó desde el arranque de la parte complementaria a Jairo Henríquez en sustitución de Adán Clímaco, la primera opción a gol de esta mitad la generó la visita, luego de un tiro de esquina que siguió de largo, pero que los puertorriqueños rescataron y se metieron hasta el borde del área pequeña hasta mandar el balón pegado a la parte exterior de la red.

A los 58 minutos, Dóniga mandó a Francis Castillo y Julio Sibrián por Narciso Orellana y Nelson Bonilla. Pero tampoco fue la fórmula que pusiera arriba a los salvadoreños en el marcador y, poco a poco, el desorden se fue apoderando del combinado cuscatleco.

En una acción repudiable, a los 77 minutos, Jairo Henríquez se salvó de la tarjeta roja luego que fuera directo a la pierna de un boricua en una pelota que corrió por la banda en el medio campo y a la que no llegó, pero que sí conectó con la humanidad del jugador caribeño que tuvo que ser sustituido. La cartulina amarilla se quedó corta ante la salvaje acción del legionario.

A los 80, nuevamente, el ibérico mandó más sustituciones a la cancha. Javier Fermán y Bryan Tamacas dieron espacio a Tereso Benítez y Leonardo Menjivar que llegaron a colaborar más en la ansiedad y el desorden que en la claridad en el ataque salvadoreño.

De nuevo, La Selecta mostró las mismas falencias de siempre. Pelotazo, pelotas divididas, pierna fuerte y desorden. Pero también mostró algo nuevo, un seleccionador desencajado, que perdió los papeles por momentos.

El Salvador nunca dio la sensación de querer llevarse el duelo. Y Puerto Rico sacó un punto valioso en una cancha que hace años dejó de ser temible y aliada de la selección cuscatleca. Para más inri, La Selecta fue la única selección local que no obtuvo una victoria en la jornada de este día en las eliminatorias de Concacaf. Sin duda, el resultado de hoy no pasa de lo mediocre.

Artículos relacionados

Compartir en Redes

Últimos Artículos